El uso del ottoman en la decoración

El uso del ottoman en la decoración

El uso del ottoman en la decoración. Sentarse en un sillón o sofá es agradable, pero para acomodarse todavía más, existe un pequeño aliado: el otomán, el humilde mueble que permite subir sobre él las piernas. Como otras piezas de mobiliario, el otomán ha logrado trascender en el tiempo e irse ajustando a las demandas de la modernidad gracias a los múltiples usos que pueden dársele.

Esta publicación pudiera tener enlaces de afiliados (incluyendo Amazon Affiliates), lo que significa que podemos recibir comisiones si elige comprar a través de los enlaces incluidos (sin costo adicional para usted).

OTTOMAN PUERTO RICO
Foto vía Pinterest

POLIFACETICO
“El otomán viene asociado a un asiento para reclinarse, pero en la actualidad ha ampliado sus usos”, comenta Julia Virginia Pimentel, diseñadora de interiores y coordinadora del Comité para el país de la Asociación Latinoamericana de Diseño (ALADI). Afirma que se puede usar como mesa de centro o de café, para colocar libros o revistas y como asiento auxiliar.

El uso del ottoman en la decoración
foto: Hogar es…

Los de diseño moderno pueden incluso emplearse como cajas para almacenamiento ubicadas al lado o debajo de una mesa de centro. “Su uso no se limita a salas formales o de estar, también pueden utilizarse en habitaciones (sobre todo infantiles), baños y terrazas”.

 

Visita nuestra categoría de Accesorios Decorativos

El uso del ottoman en la decoración

VARIEDAD DE COLORES, MATERIALES Y ESTILOS
Los otomanes originales fueron cuadrados en su mayoría dado su uso como piezas de mobiliario destinada a los pies cansados.

Sin embargo la utilidad cedió ante el dinamismo creativo del diseño y actualmente es posible encontrarlos rectangulares, redondos, acolchados lisos o capitoneados, combinando madera y tapicería, etcétera. Igualmente aparecen en colores y estampados imaginables.

El uso que se les dé en la casa “dependerá del estilo predominante del área donde se van a colocar”, expresa Pimentel. Añade que en la actualidad la variedad de materiales, formas y tamaños en que aparece este mueble, lo convierten en un complemento ideal que puede adaptarse a cualquier estilo de mobiliario: desde clásico o barroco, hasta moderno, ecléctico y minimalista.

UN MUEBLE CON HISTORIA
El otomán, también conocido como escabel, taburete o reposapiés, es una pieza de mobiliario que acompaña a cualquier sillón o sofá y que está especialmente diseñada para ofrecer comodidad a quien se sienta, ya que permite colocar los pies en alto.

Se trata de una especie de tarima pequeña, que carece de apoyabrazos y respaldo, casi siempre acolchada. “El otomán se utilizaba también al lado de la cama y fue muy popular en las cortes reales, delante de los asientos de príncipes y reyes”, narra Julia Virginia Pimentel, diseñadora de interiores, quien añade que el curioso nombre procede del vocablo francés “ottomane”.  En Inglés el mueble se conoce como “ottoman” y, según referencias de la experta, se piensa que el nombre viene asociado a la cultura turca, por su uso con asientos de posición reclinada. Es muy posible que los franceses copiaran este mueble al invadir Egipto en el siglo XVIII, cuando formaba parte del Imperio otomano.

Ya en Europa estos muebles -pequeños, pero útiles- se hicieron populares y fue entonces cuando se les dio su nombre, en homenaje a sus orígenes. Además del mueble, Pimentel comenta que se conoce como otomán “una tela cuyo tejido forma cordones muy perceptibles, ya que los hilos de la urdimbre son más gruesos que los de la trama. Se utiliza para vestidos, tapicería y otros.”

UNA PIEZA CON MUCHAS DEMANDAS
La historia de este versátil mueble refleja que fue una pieza muy popular durante las grandes monarquías europeas desde el Renacimiento; esto gracias a su funcionalidad, con la cual ha logrado mantener su vigencia de uso y ser muy utilizado en cualquier hogar hasta la actualidad.

El otomán es especialmente demandado por aquellos hogares donde hay niños o ancianos. Para los niños pequeños puede ser de gran ayuda cuando sus pies no alcanzan el piso mientras están sentados. Se les coloca el taburete para que sus pies queden de forma horizontal.

También es una excelente ayuda para los ancianos, especialmente aquellos con condiciones delicadas de salud, pues les permite estar sentados y erguidos, pero en condición de descanso. Incluso es ideal para mujeres durante el embarazo (pues sus tobillos tienden a hincharse) o para  acomodarse durante la lactancia.

fotos: pinterest.com/decoraonline

fuente: listin.com.do

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.